Emociones positivas para nuestro cerebro

Emociones positivas para nuestro cerebro

COMPARTIR
emociones positivas

Reír y ser feliz puede ser la cura para todos nuestros males.

Por años, la mayoría de la investigación médica se ha dedicado a entender la ciencia del estrés, la depresión y la conexión que tienen con las enfermedades. Sin embargo, la biología de la alegría está teniendo un mayor énfasis y actualmente se le está dando otra importancia a los estados emocionales positivos.

Hay muchas maneras de experimentar placer en el cerebro, y ¡la felicidad podría ser la única emoción que previene enfermedades!

El cerebro es el centro de nuestro sistema nervioso, es capaz de controlar el movimiento corporal, los pensamientos y la toma de decisiones. Al ser este el músculo más importante de nuestro cuerpo necesita mayor cuidado y atención.

Hay elementos que hay que tomar en cuenta para mantener el cerebro más activo y sano. Para lograr esto necesitamos sentir día a día emociones positivas como: alegría, esperanza, serenidad, inspiración, amor, etc.

Sentir estas emociones todos los días pueden provocar cambios significativos en nuestro cuerpo y como tal en nuestra vida, como: aumento de creatividad, ampliación de capacidades cerebrales, mayor recepción de información, aumento de energía y vitalidad, liberación de endorfinas, brinda relajación, disminuye el estrés, ayuda a la concentración, mejora la memoria y ayuda al aprendizaje continuo.

Al describir todas estas cualidades que nos puede proporcionar un pequeño momento de felicidad y estabilidad, resulta conveniente mencionar algunos consejos para lograr emociones positivas. Toma nota y cambia tus hábitos con estos sencillos consejos:

Haz ejercicio.

Sal a caminar por lo menos 15 minutos al día. En especial si te la pasas encerrado en la oficina o haciendo home office puedes utilizar cualquier momento para dar unos pasos. Por ejemplo si acostumbras llegar a tu trabajo en auto, intenta estacionarlo más lejos, esto te dará pauta a caminar unos minutos. En lugar de subir por elevador, puedes tomar un día la opción de subir  por las escaleras. Saca a pasear a tu perro,  etc. Verás que estos pequeños ejercicios te ayudarán a aclarar los pensamientos, a verlos de otra forma y por tanto te brindará la sensación de tranquilidad (esta puede ser tu primera sensación positiva del día) y te ayudará a disminuir el estrés.

Come sanamente.

Incluir en tu día alimentos ricos en vitaminas y bajos en carbohidratos además de ayudarte a mantener un peso adecuado mejorará la energía que tengas durante el día, ya que harán que te sientas en un estado ligero y con mucha inspiración para iniciar con tus actividades e innovar las labores que haces día a día. Dale un giro a tu vida, iniciando con los alimentos, aprovecha esta oportunidad para prepararte algo rico de comer, cocinar y distraerte, quizás puedas encontrar una nueva pasión.

Practica un pasatiempo.

La rutina a veces impide que realicemos actividades que nos llenan de vida y de diversión, pero cuando se quiere realizar una actividad se encuentra siempre un pequeño momento para realizar aquello que nos hace distraernos de lo cotidiano. ¿Te gusta leer? ¿Te gusta bailar? ¿Te gusta pintar? ¡Qué esperas para hacer eso que te gusta! No lo dejes de lado y practícalo diariamente; para lograrlo sólo basta organizar tus actividades diarias, hacer un análisis del tiempo que inviertes en cada actividad y encontrar el mejor momento para hacer aquello que te apasiona.

Aprende cosas nuevas.

Hoy en día puedes aprender todo lo que quieras gracias a Internet y en los millones de programas y tutoriales que puedes encontrar en la red, sólo basta en que cada día te despiertes con las ganas de conocer algo nuevo, compártelo y transmite esas ganas de aprender, seguramente eso también te motivará a seguir haciéndolo. Puedes tomar cursos en línea o puedes darte un tiempo y aprender algún idioma nuevo o asistir a clases de cocina. ¿Qué aprendiste de nuevo hoy?

Aléjate del estrés.

Las intensas jornadas laborales, la presión económica, las preocupaciones diarias o el tránsito diario, pueden ser el motivo del estrés y preocupación que solo alteran tu bienestar y ponen en riesgo tu salud: esto no es una broma; altos niveles de estrés pueden provocar por ejemplo, parálisis facial, vejez prematura, pérdida de memoria, alteración del sueño, etc. No permitas que tu cuerpo pase por esto. Aléjate del estrés ocupándote de forma inteligente de todo aquello que te mantiene inquieto.

Intenta modificar tus conductas diarias y verás que tu cerebro comenzará a agradecerte, dándote avisos de que se encuentra en buen estado y que tus emociones positivas están cambiando la forma en cómo el contexto te percibe y cómo tu cuerpo está sintiendo las mejoras en tu cuerpo. Aunque no lo creas tu postura, la forma en cómo caminas, tu piel y tu sonrisa se verán completamente diferentes.

Hay un viejo dicho que dice “Mente sana en cuerpo sano”. ¿Crees en esto? ¿Es posible?. Actívate y aléjate de las emociones negativas, que sólo serán contraproducentes en tu cuerpo y salud.

Comentarios